Cajón desastre

¿Qué es el covid persistente?

¿Qué es el covid persistente? ¿A cuanta gente afecta? ¿Que tratamiento tiene? En este artículo vamos a intentar ofrecer una respuesta a estas preguntas.

¿Qué es el covid persistente?

El COVID persistente, también conocido como síndrome post-COVID o COVID de larga duración, se refiere a una serie de síntomas y efectos secundarios que persisten durante semanas o incluso meses después de que una persona se ha recuperado de la infección aguda por el virus SARS-CoV-2, que causa la enfermedad COVID-19. Aunque la mayoría de las personas se recuperan del COVID-19 en unas pocas semanas, algunas experimentan síntomas que duran mucho más tiempo y que pueden afectar significativamente su calidad de vida.

Los síntomas del COVID persistente pueden variar ampliamente y pueden incluir fatiga extrema, dificultad para respirar, dolor en el pecho, confusión mental, dificultad para concentrarse (conocida como «niebla mental»), dolores musculares y articulares, insomnio, palpitaciones cardíacas, y otros síntomas persistentes que afectan varios sistemas del cuerpo. Estos síntomas pueden afectar tanto a personas que tuvieron una infección grave como a las que tuvieron una forma más leve de COVID-19.

La causa exacta del COVID persistente no se comprende completamente, pero se están realizando investigaciones para determinar si se debe a:

  • persistencia del virus en el cuerpo,
  • una respuesta inmune desregulada u
  • otros factores.

El tratamiento del COVID persistente generalmente se centra en aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida de los pacientes. Los enfoques de tratamiento pueden incluir terapia física, terapia ocupacional, asesoramiento y apoyo emocional, y, en algunos casos, medicamentos para controlar los síntomas específicos.

Es importante destacar que el COVID persistente es un área de investigación activa, y se están realizando estudios para comprender mejor sus causas y tratamientos. Si una persona experimenta síntomas persistentes después de una infección por COVID-19, es importante buscar atención médica y seguimiento con un profesional de la salud para evaluar su situación y recibir el tratamiento adecuado.

¿A cuanta gente afecta?

La prevalencia exacta del COVID persistente varía según los estudios y las poblaciones analizadas, y esta información ha ido evolucionando a medida que se acumulan más datos y se realizan investigaciones adicionales. Hasta mi última actualización en septiembre de 2021, no existía una cifra precisa sobre cuántas personas en todo el mundo experimentaban el COVID persistente. Sin embargo, se sabe que un porcentaje significativo de personas que han tenido COVID-19 continúan experimentando síntomas durante semanas o meses después de su recuperación inicial.

Algunos estudios iniciales sugirieron que aproximadamente el 10% de las personas que contrajeron COVID-19 podrían desarrollar síntomas persistentes. Estas cifras varían según la población y los métodos de estudio. Es importante destacar que, a medida que se realicen más investigaciones y se acumule más experiencia clínica, es probable que tengamos una comprensión más precisa de la prevalencia y las características del COVID persistente.

Dado que el COVID-19 es una enfermedad relativamente nueva y la investigación sobre el COVID persistente está en curso, se recomienda seguir de cerca las actualizaciones de las autoridades sanitarias y la literatura científica para obtener información actualizada sobre este tema.

¿Qué tratamiento tiene?

El tratamiento del COVID persistente, se centra en aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas afectadas. Debido a que los síntomas pueden variar ampliamente de una persona a otra, el enfoque de tratamiento se adapta a las necesidades individuales de cada paciente.

¿Qué es el covid persistente?

Estrategias contra el covid persistente

A continuación, se describen algunas de las estrategias comunes de tratamiento utilizadas:

  1. Atención médica integral: Los pacientes con COVID persistente deben ser evaluados y tratados por un equipo de profesionales de la salud. Este equipo debe incluir médicos, especialistas en enfermedades infecciosas, neumólogos, cardiólogos y otros especialistas según sea necesario. Se pueden realizar pruebas y análisis adicionales para descartar otras afecciones médicas.
  2. Control de síntomas: Dependiendo de los síntomas específicos, se pueden recetar medicamentos para aliviar el dolor, la fatiga, la ansiedad, la depresión y otros problemas de salud mental o física. Por ejemplo, analgésicos, antidepresivos o medicamentos para mejorar el sueño pueden ser útiles.
  3. Terapia física y ocupacional: La terapia física y ocupacional puede ser beneficiosa para ayudar a los pacientes a recuperar la fuerza y la movilidad, así como a mejorar la función cotidiana. Esto es especialmente relevante para aquellos con debilidad muscular o dificultades para realizar actividades diarias.
  4. Rehabilitación pulmonar: Para los pacientes con problemas respiratorios persistentes, la rehabilitación pulmonar puede ser útil para mejorar la función pulmonar y la capacidad de respirar.
  5. Terapia cognitiva y ocupacional: Algunas personas con COVID persistente experimentan problemas cognitivos, como dificultades de concentración o «niebla mental». La terapia cognitiva y ocupacional puede ayudar a abordar estos problemas.
  6. Apoyo psicológico: El apoyo emocional y psicológico es importante, ya que el COVID persistente puede ser angustiante. La terapia de conversación y el asesoramiento pueden ayudar a las personas a manejar el estrés, la ansiedad y la depresión.
  7. Estilo de vida saludable: Mantener un estilo de vida saludable, que incluye una dieta equilibrada, ejercicio regular y descanso adecuado, puede contribuir a la recuperación a largo plazo.
  8. Paciencia y autocuidado: Es fundamental que las personas afectadas por el COVID persistente se cuiden y tengan paciencia. La recuperación puede ser gradual, y es importante escuchar a su cuerpo y no forzarlo más allá de sus límites

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba