Colaboraciones

¿Qué necesidad tendrías de ir tan lejos, sola y siendo mujer?

¿Qué necesidad tendrías de ir tan lejos, sola y siendo mujer? María Vences Seguín.

Leer a otras viajeras y comprobar que para ellas viajar solas había sido una experiencia excepcional me ayudó a animarme.

A partir de ahí todo empezó a rodar, supongo que el mayor miedo era el desconocimiento, la ignorancia ante lo que me iba a tener que enfrentar, además de todos los prejuicios aprendidos. Cuando dices que vas a viajar sola la mayoría de tu entorno te recuerda lo “loca” que estás y todo lo malo que te puede llegar a pasar.

Cuántas veces he escuchado… ¿qué necesidad tendrías de ir tan lejos, sola y siendo mujer? Y es que por desgracia está “socialmente mal visto“ que una mujer viaje sola, pues se considera más débil que el hombre y puede pasarle algo. Mi consejo es que te animes (sin duda el paso más difícil es animarse a tomar la decisión), y tranquila que viajando sola, ¡nunca estarás sola!

¿Qué necesidad tendrías de ir tan lejos, sola y siendo mujer?
¿Qué necesidad tendrías de ir tan lejos, sola y siendo mujer?

En el camino una se va cruzando con personas que lo hacen más enriquecedor. No tiene que ser un lugar muy lejano o por mucho tiempo, puede ser un fin de semana a algún lugar cercano. La distancia y los viajes hacen que los vínculos se fortalezcan e intensifiquen aunque sea por un tiempo breve. Viajando sola estás más abierta a conocer gente, más abierta a vivir nuevas experiencias.

Creo que todos deberíamos de viajar en solitario al menos una vez en la vida, tanto hombres como mujeres, ya que es una experiencia de autoconocimiento y confianza. Viajando se tienden puentes de comprensión hacia otras culturas y hacia una misma. Creo que sin darnos cuenta, los cambios internos hacen que aportemos nuestro granito para construir un mundo mejor, pero para ello hay que conocerlo y conocerse.

¿Qué necesidad tendrías de ir tan lejos, sola y siendo mujer?
¿Qué necesidad tendrías de ir tan lejos, sola y siendo mujer?

Para mí, lo más positivo ha sido demostrarme que puedo viajar sola y enfrentarme a lo que me proponga. Me ha empoderado como persona y como mujer, me ha dado fuerza y me ha demostrado que en mi misma están todas las herramientas. Sin duda, viajar sola ha sido un gran descubrimiento para mi. En primer lugar, te ayuda a valorarte como persona, te aporta una seguridad inmensa. Luego, te hace una persona más abierta y te brinda la posibilidad de dedicar tu tiempo a cosas que siempre has querido hacer. Es una sensación única. Además, vas a darte cuenta del número de personas que han estado en tu situación y de lo felices que son viajando en solitario.

Si quieres hacerlo, debes hacerlo, no quedarte esperando a que alguien te cuide, podemos cuidarnos solas. Viajar sola te vuelve más segura como mujer, nada puede pasar si tienes cuidado, eres fuerte, eres suficiente para ti misma y capaz. Yo me he vuelto muy independiente, ya no me muevo con el miedo a quedarme sola, solo me muevo pensando en las ganas que tengo de ir a otro lado. Y es que sin duda, viajar sola ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida.

“El viaje es una carretera sin retorno, cuanto más has visto mayor es tu conciencia de lo que queda por ver”

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba