Familias

Anecdotario de “mamás reales”

Anecdotario de “mamás reales” – Feliz Día de la Madre

¿Que por qué mamás reales? Porque las mamás somos eso: mamás. Ni somos superheroínas, ni robots multifunción, ni gestoras familiares, ni “coach” de vida de nadie. Ni siquiera esas dulces, comprensivas, perfectas e impolutas “supermamás” que la dictadura de la imposición de roles nos quiere otorgar.

Hoy compartiremos algunas anécdotas personales que nos pasan y que contamos a otras mamás, muchas veces entre risas, otras con cierto halo de culpa. Todas ellas chocan directamente con los cánones de lo que se entiende por “buena madre”. Cánones irreales, injustos y profundamente patriarcales.

En el día de la madre, vamos a recordar que el simple hecho de serlo ya es “lo más”, que no hay que llegar a todo, no hay que rozar la excelencia, ni ponernos en segundo plano por el bien de la familia. NO. Somos mamás y eso ya es “la caña”, aunque olvidemos los cumpleaños o necesitemos salir corriendo para tomar algo con las amigas y hablar mal de nuestros hijos.

Anecdotario de "mamás reales"
Anecdotario de “mamás reales”

Anecdotario de “mamás reales”

Lou
“Capítulo 1 da malanai: o luns estivo o pequeno de cumpre. Esquecín facerlle unha tarta e cando quixen inflarlle o globo xigante co número 2, a bombona de helio estaba baleira… e como xa era tarde e todo me saíu ó revés, en vez de decorar como se puidera e darlle unha sorpresa como planeáramos, abrín unha birra e espanzurreime no sofá.

Polo menos recibino “contentilla”. ¡Que mellor cumpre que unha nai alegre!”

Irene
“Creo que he llegado a estar una semana sin ducharme. No estoy segura. Perdí la cuenta de los días. “

Patri
“En mi primer posparto, durante dos semanas me lavé el pelo con mascarilla pensando que era el champú. Parecía un perro de aguas y no sabía por qué.”

Lou
“Estando embarazada, tiña sempre tanto sono que, un día, como ía ben de tempo para ir buscar á maior ó cole, senteime no sofá e pensei: “vou pechar os ollos dous minutos e marcho”, e quedei frita. Non fun recoller á nena e tampouco avisei a ninguén para que a fora buscar. Chamoume a titora preguntando se había pasado algo. ¿Como lle explicaba que estaba sopa no sofá?”

Mari
“Lo primero que hicimos al llegar a casa del hospital fue cambiar a nuestro bebé. Su primer pipí y popó fueron por encima de papá… Y por la puerta del armario… Y por las cortinas…”

Lou
“O meu fillo só ten roupa interior de nena: Bodies, pixamas, calcetíns… aquí hérdase todo”.

Emma
“¿Cuántas veces os paseasteis con una teta fuera por el parque?”

Irene
“El otro día fui a hacer pis y me hizo una ilusión tremenda hacerlo sin espectadores”

Bego
“Creo que me estoy convirtiendo en mi madre. El otro día le dije a mi hija:
¡Ni peros ni peras! ¡Como tenga que ir yooo!”

Noa
“Escondo el chocolate, no para que no lo coman mis hijas. Lo hago para zampármelo todo yo”

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba