Colaboraciones

La ansiedad en el deporte ¿Por qué no disfruto compitiendo?

La ansiedad en el deporte ¿Por qué no disfruto compitiendo? – Cristhian Fernández Otero – Psicólogo deportivo

¿Qué es la ansiedad? Un estado mental que nos llena de inquietud, de excitación y de una gran inseguridad. Aunque realmente, la ansiedad es simplemente un mecanismo defensivo, un sistema de alerta ante situaciones consideradas amenazantes. Su función es movilizar al organismo, mantenerlo alerta y dispuesto para intervenir frente a los riesgos y amenazas, de forma que no se produzcan o se minimicen sus consecuencias. La ansiedad, pues, nos empuja a tomar las medidas convenientes (huir, atacar, neutralizar, afrontar, adaptarse, etc.), según el caso y la naturaleza del riesgo o del peligro.

Los entrenadores o cuerpo técnico deben saber cómo combatir la ansiedad en el deporte y, sobre todo, cómo ayudar al deportista.

La ansiedad en el deporte ¿Por qué no disfruto compitiendo?

¿Y por qué no disfruta el deportista? ¿Qué puede estar pasando para que no disfrute cuando compite? Que está demasiado centrado en el resultado de sus acciones, pensando en lo que podría pasar si le saliese mal, en lugar de estar pensando en la acción en sí misma. No es algo extraño en la alta competición.

Cristhian Fernández Otero – Psicólogo deportivo

Entrenando se encuentra tranquilo porque no hay la misma presión que durante una competición: no hay público, nadie más te está evaluando excepto tus compañeros y el entrenador… en un entrenamiento además te puedes permitir el lujo de arriesgar y fallar porque para eso se entrena, y además, si fallas, no pasa nada. En cambio, si fallas en competición, hay consecuencias.

Básicamente, cuando entrena no piensa en que si falla pasará algo malo, simplemente juega/practica/ejercita, sin ninguna presión. En cambio, cuando sale a competir, sale con la presión y el pensamiento de tener que hacerlo bien sí o sí, con lo que es difícil concentrarse en lo verdaderamente importante.

Para esto debemos llegar a un punto en el que tiene que haber un cambio de mentalidad: o compites pensando en lo mismo que entrenando o entrenas pensando lo mismo que compitiendo. Lo ideal es lo primero, pero otra opción válida es lo segundo. Digo lo ideal porque entrenamos muchas más veces de las que competimos, así que estamos más habituados a ello. Aún así, se puede trabajar de la forma contraria sin ningún problema, ya que debemos asumir que muchos deportistas sentirán que no pueden reproducir las sensaciones de los entrenamientos en competición ya que el contexto es completamente distinto. Si no hacemos esto no nos valdrá nada el entrenamiento: sería como entrenar a baloncesto y competir en pádel, deportes totalmente distintos que no tienen nada que ver.

Hay deportistas que tienen este tipo de pensamientos: “Pensar demasiado me hace daño. Porque pienso en las cosas malas y, después, en lo que tengo que hacer, y voy siempre a remolque“. Aquí podemos ver la importancia de centrarnos en el momento presente y no anticipar eventos o situaciones futuras. Se le llama ansiedad anticipatoria. ¿De qué se trata? Básicamente una vez que hemos experimentado una situación en la que hemos sufrido, cuando interpretamos que podríamos sufrir de nuevo, nos protegemos. Pensamos que estar atentos al peligro nos hará mejorar y cometer menos errores, consiguiendo todo lo contrario: como hemos hecho el error nuestro centro de atención, estamos impidiendo que podamos competir de forma fluida y disfrutando.

Estar tranquilos, seguros y alegres es una de las claves para conseguir el éxito. Cuando pasa esto, lo ideal sería ser capaz de concentrarte en aquello que has repetido miles de veces en los entrenamientos y que te han llevado a donde estás en ese momento, desviando el pensamiento hacia el juego y al momento presente.

Para ello es necesario contar con la ayuda de alguien para comentar sus problemas, quitando a tus amigos, familiares o pareja, que podrán dar apoyo personal pero no profesional, para lo cual lo adecuado sería que alguien del cuerpo técnico ejerciera esa función, ya sea un psicólogo o incluso el mismo entrenador.

¿Qué debería hacer el entrenador desde el punto de vista psicológico?

  • El día que haga un muy buen entrenamiento, aprovechar la ocasión para felicitarle y hablar con el deportista (a solas) intentando averiguar las causas de su bajo rendimiento en las competiciones.
  • Intentar conocer los motivos que le ponen nervioso en las competiciones, pero también aclarar si tienen que ver con el comportamiento del propio entrenador, compañeros, familiares, etc.

Generalmente, las razones expuestas por el deportista podrían ser dos:

  1. Tiene miedo a hacer las cosas mal y no responder a lo que se espera de él (expectativas).
  2. Su cabeza está llena de pensamientos negativos relacionados con las consecuencias de sus acciones, se pone nervioso y no respira bien.
La ansiedad en el deporte ¿Por qué no disfruto compitiendo?
La ansiedad en el deporte ¿Por qué no disfruto compitiendo?

Como deportistas debemos tener algo claro: es imposible que salgamos a una competición y no cometamos ningún error. Es bueno que busquemos acercarnos a la perfección, sobre todo en entrenamientos. Pero debemos tener claro que cometer errores es algo normal: Márquez se equivoca en la moto, Messi se equivoca jugando a fútbol, Lebron James falla en baloncesto…. Todo deportista comete errores. En nuestra mano está el decidir cómo los afrontamos y qué aprendizaje sacamos de cada error. Lo más importante es poner el foco en aquello que depende de nosotros, en objetivos que tengan una progresión y que sólo dependa de nosotros el llevarlos a cabo con éxito o no y tener algunas rutinas que nos ayuden a reenfocar cuando cometo un error en competición, cosa que seguro, ocurrirá.

Cristhian Fernández Otero – Psicólogo deportivo (https://cristhianfernandez.com)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba