Conoce Ourense

Eco Orense S.A., una empresa familiar que traslada su actividad al Polígono de San Cibrao das Viñas

Si me paro un segundo a hacer memoria, apenas sin esfuerzo, puedo recordar cada segundo vivido en aquel local del número 19 de la Calle Juan XXIII. Ir a la tienda, a nuestra tienda, era un clásico diario en la familia. Recoger allí a mi padre, revolver como si aquel fuera el mejor de los parques de atracciones y sobre todo pasar un rato potreando sobre Chari, la única abuela del mundo que siempre odió que la llamáramos abuela.

Muchos de los asiduos al centro de la ciudad ya conoceréis esta noticia, Eco Orense traslada su actividad al Polígono Industrial de San Cibrao das Viñas cerrando así su popular comercio en la ciudad.

Eco Orense se traslada
En Eco Orense ya informan a todos sus clientes del traslado de la actividad

Cuando Gregorio Polo, mi padre y también gerente de esta empresa, me hizo saber que habían tomado esta decisión lo cierto es que no pude remediar sentir una gran dosis de pena. Y es que a pesar de que este cierre no supone ni muchísimo menos el fin de la actividad de Eco Orense, cada uno de los rincones de ese gran local comercial podrían contar perfectamente grandes momentos de mi infancia. Al igual que a mí le sucederá a muchas otras personas que han pasado por Eco en algún momento de su vida, ya fuera para contar con su buen hacer en el sector de la electrónica y las telecomunicaciones o simplemente para hacer una visita.

Quizás lo lógico dada la coyuntura por la que me he puesto a redactar este artículo sería simplemente informaros a todos de que el equipo completo de Eco Orense estará a vuestra entera disposición en su nave industrial a escasos minutos de la ciudad. Pero lo cierto es que prefiero aprovechar para contaros un poco por qué este comercio es tan especial, para mí y para muchos ourensanos.

Especialistas en electrónica desde hace más de medio siglo

Hace más de 50 años que mi abuelo Gregorio Polo junto con mi abuela Rosario Dorado (Chari para sus amigos) se mudaron desde Badajoz para vivir en la provincia de Ourense. Al principio fijaron su residencia en Celanova y después ya en la ciudad. ‘Electrónica Polo’ abrió sus puertas en la Avenida de La Habana en el año 1969 como un negocio dedicado a la venta y reparación de electrodomésticos. Apenas dos años después, en 1971, se trasladaban ya a la que sería hasta ahora su tienda en Ourense.

Eco Orense se traslada
En interior de ‘Electrónica Polo’ en el año 1969 en Ourense

Siempre recordaré esa manera en la que mi abuela me contaba cómo había sido su juventud como mujer trabajadora en un sector claramente masculino. Tecleaba con sus uñas impolutas en aquel ordenador mientras por el rabillo del ojo vigilaba la tienda desde la ventana de la oficina. Todos la recordábamos siempre asomando, dispuesta a dar una orden o a saludar coqueta a través de aquel cristal que abría y cerraba a su antojo.

Con el tiempo ‘Electrónica Polo’ pasó a formar parte de la familia del grupo Eco y así comenzaron a especializarse en la venta de componentes electrónicos. Por aquel entonces pocas o incluso ninguna tienda de la ciudad surtía de materiales de esta índole como lo hacían ellos. La radio y la televisión eran la auténtica revolución de la época y mi abuelo Gregorio se dedicaba en parte a ofrecer formaciones en electrónica para los técnicos. Vendían además kits de montaje para que después los profesionales pudieran montar los aparatos para sus clientes.

Componentes diminutos, piezas que después se soldaban para dar lugar a una placa que hiciese posible la realidad de la televisión que antaño conocíamos. De repente siento de nuevo el olor del estaño humeante mientras mi padre me avisaba de que aquello era muy peligroso ¡y lo que me gustaba verlo trabajar!

Eco Orense preparándose para el futuro

La evolución de la electrónica y del resto de tecnologías hizo que muchas de las tiendas Eco de España fuesen desapareciendo. Las que se quedaron, como fue el caso de Eco Orense, no tuvieron más remedio que adaptarse a la realidad y buscar líneas de negocio más allá de lo que habían conocido hasta entonces.

En Eco Orense fueron pioneros en telefonía móvil en la ciudad colaborando de la mano de la conocida Airtel, trabajaron a destajo con la llegada de la TDT a España y supieron hacerse en hueco en el sector de las telecomunicaciones tal y como las conocemos actualmente.

Publicaciones relacionadas

En los últimos años mi hermana, Adriana Polo – con la que hablé en el artículo de mujeres emprendedoras ha tomado también las riendas de la empresa desarrollando una actividad donde los instaladores y profesionales del sector tienen mucho que decir.

¿Qué pasará a partir de ahora? Eco Orense sigue adelante, creciendo y adaptándose a los tiempos que están por venir. En su espacio del Polígono Industrial de San Cibrao das Viñas continúan recibiendo a todo aquel que necesita de sus servicios, ya sean particulares o profesionales. Cierra una parte importante en la historia de la empresa familiar pero sin lugar a dudas será un paso más para mirar hacia el futuro.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba