Noticias

Llueven mociones de censura en Ourense

Tras cubrirse el cielo de nueves, llueven mociones de censura en Ourense. Tras unos meses de actividad municipal anestesiada por el Covid-19, arranca un nuevo curso político con intensidad en la provincia.

El ayuntamiento de Viana do Bolo será escenario de la segunda moción de censura que se lleva a cabo en la provincia de Ourense en pocos días. En Castrelo de Miño se formó gran revuelo cuando esta herramienta democrática fué usada para desalojar al BNG de la alcaldía.

Moción de censura en Viana do Bolo

En Viana do Bolo, Andrés Montesinos del PP presentó una moción de censura contra el alcalde del BNG Secundino Fernández.

Esta propuesta está respaldada por los concejales del PP y de dos concejales que pertenecían al grupo socialista y se pasaron al grupo de no adscritos.

En el acuerdo para la moción de censura, Abelardo Carballo se convierte en alcalde de Viana do Bolo por un periodo de un año y cuatro meses. Tras ese tiempo, cederá el cargo a Andrés Montesinos del PP.

Llueven mociones de censura en Ourense
Resultados de las municipales de Viana do Bolo 2019

En las elecciones de 2019, el PP fué el partido más votado consiguiendo cuatro concejales. El Bng, también consiguió 4 concejales quedando el PSOE con tres.

Tras las municipales de 2019, no fué posible conseguir un acuerdo de gobierno entre socialistas y nacionalistas. Más allá del acuerdo de investidura, las discrepancias fueron constantes.

Santiago Barja y Abelardo Carballo son los concejales que con el apoyo del PP desalojarán al BNG de la alcaldía de Viana do Bolo.

Moción de censura en Castrelo de Miño

También en Castrelo de Miño el BNG perdió una alcaldía. Esteban Suárez, fué desalojado del cargo tras el acuerdo de dos concejales que tras abandonar el PSOE apoyaron al candidato y nuevo alcalde del Partido Popular.

Llueven mociones de censura en Ourense
Concello de Castrelo de Miño

Avelino Pazos, del Partido Popular de Ourense es el nuevo alcalde de Castrelo de Miño tras una sesión plenaria de gran intensidad. Fué necesaria la presencia de agentes de la guardia civil para controlar una situación que se volvía más tensa a cada momento.

Continuos insultos e incluso el lanzamiento de huevos fueron la decoración de un proceso democrático que no era del gusto de todos.

El BNG estaba al frente del ayuntamiento de Castrelo de Miño desde el año 2007 y al igual que en Viana do Bolo, todo comenzó por la imposibilidad de alcanzar un acuerdo de gobierno entre nacionalistas y socialistas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba