Entrevistas

Sara Ezquerro, una vida ligada al bádminton

Se podría decir que Sara Ezquerro tiene una vida ligada al bádminton, un deporte al que permanece unida desde pequeña gracias al club Athlos y en el que ha logrado grandes éxitos deportivos.

El primer contacto de Sara Ezquerro con el deporte fue en el club Athlos, fundado por su abuelo Julio Fernández en 1971. Dedicado en origen a la Halterofilia, el Club Athlos vive por y para el bádminton y tiene en Sara Ezquerro uno de los mayores apoyos para seguir construyendo el futuro de la entidad.

Sara Ezquerro, una vida ligada al bádminton

Con el paso de los años, la joven jugadora que acudía a entrenar con el único objetivo de divertirse fue adquiriendo más responsabilidad. Una responsabilidad que demuestra como deportista, entrenadora e integrante de la directiva de Athlos.

Julio Fernández (abajo izquierda), fundador del Club Athlos. Foto: 1997

Elegida en 2021 como mejor jugadora de la liga nacional, Sara Ezquerro lucha para que su deporte pueda abrirse un espacio cada vez más amplio. Espacio al que contribuyen los constantes éxitos que los deportistas del club obtienen en cada competición de la que forman parte.

Si en el plano deportivo las cosas van en buena dirección es gracias al esfuerzo y apoyo de todos los que forman la familia del club Athlos. Conseguir el apoyo y reconocimiento de instituciones, medios de comunicación y patrocinadores es una de las tareas pendientes que gracias a la labor desarrollada en Ahtlos podrían estar próximas.

Entrevista con Sara Ezquerro del Club Athlos

Pregunta obligada, ¿por qué bádminton?

Mi caso personal es por familia. El Club Athlos fue fundado por mi abuelo y desde que era enana estoy metida en el bádminton. El año pasado (2021), celebramos el 50 aniversario del club. El club realmente empezó por halterofilia, después tuvo atletismo y empezó con el bádminton. Hasta hace nada era Club polideportivo Athlos. Englobaba un montón de disciplinas deportivas pero ahora está centrado únicamente en el Bádminton.

Nos encontramos con deportes como el bádminton o la gimnasia acrobática que tienen gran relevancia en Ourense pero no tienen presencia en la sociedad y los medios de comunicación. ¿Cómo ganamos terreno?

Principalmente por vosotros, por la prensa. Últimamente le dieron mucho boom a Carolina Marín y es importante que salgan figuras. El bádminton en Asia es como el fútbol aquí en Europa, allí los jugadores de bádminton no pueden ir solos por la calle porque la gente es como si ves a Cristiano por la calle, tienen que ir con escolta.

Sara Ezquerro, una vida ligada al bádminton

Un jugador de bádminton en la India puede ganar millones de euros y en España tenemos a una de las mejores jugadoras de la historia que en 2018 no llegó a 400.000€. Buscando referentes, ¿tenías referentes cuando comenzaste?

La verdad es que no, realmente no teníamos referentes. Lo de Carolina fue un boom pero es que antes de Carolina no había nadie a nivel mundial. Lo practicaba por hobby, por pasarlo bien y me fijaba en mi abuelo y mis tíos que conseguían cosas a nivel nacional pero referente a nivel europeo o mundial no.

En Ourense contamos con una jugadora como Vane Sotelo (fútbol sala femenino), el Ourense Envialia FS en la primera división del fútbol sala femenino (el año pasado también estaba el Cidade de Ourense) o Raquel Carrera, una de las mejores jugadoras de baloncesto de España que en breve dará el salto a la WNBA (EEUU). Aún así, seguimos sin reconocer el valor de esos éxitos, ¿Quedan muchas barreras por derribar?

Falta interés. Con los deportes minoritarios no hay interés. Ya no solo desde la prensa sino desde los altos cargos. La sensación es que las instituciones tienen un discurso pero la realidad va por otro lado.

El año pasado publicamos una entrevista con «Morenín», entrenador del Ourense Envialia y nos contaba que en ocasiones no disponían de una cancha entera para entrenar.

Nosotros tenemos la suerte de entrenar en el pabellón de un instituto (As Lagoas). Es un centro donde el bádminton es actividad extraescolar y hay mucha gente jugando.

Tenéis la suerte pero pagando.

Si, pagando.

Además de las múltiples medallas que has conseguido, el año pasado (2021) fuiste elegida mejor jugadora de la Liga Nacional. ¿Cómo se explica que en Ourense eso no se sepa?

Se sabe y se valora en nuestro círculo, en la gente que juega al bádminton.

Sara Ezquerro, una vida ligada al bádminton
Sara Ezquerro durante un partido

¿Cómo está el tema de los patrocinadores?

La verdad es que desde el covid…. al tener equipo en la liga nacional, tenemos Abanca, Xunta, Deporte Galego, los clásicos que lleva todo el mundo y te da acceso a subvenciones pero otros patrocinadores, nada nada. Esas subvenciones dan para lo que dan pero nadie gana dinero.

¿Las instituciones deberían facilitar el uso de instalaciones a los clubes deportivos?

Con el Covid, con todo el mundo encerrado, se vio que era importante hacer deporte pero luego…

Alguien que practique bádminton, ¿puede aspirar a profesionalizarse?

No, nadie tiene como objetivo profesionalizarse, de verdad, porque nadie vive del bádminton salvo que seas Carolina Marín.

¿Qué supone ahora mismo Athlos para el bádminton en Ourense?

Pues todo. Hay varios clubes pero no compiten. El único club en Ourense que compite a niveles autonómicos y nacionales es Athlos. Entonces, te diría que para el bádminton ourensano es una pieza clave.

¿Os ocupáis de tareas organizativas del propio club?

Desde el año pasado que cambió la directiva en el club, estoy dentro de la misma y me quedé flipada con todo el trabajo que hay. Yo iba a jugar con mi raqueta, entrenaba o acudía a un campeonato y tenía mi hotel.

Hay un trabajo detrás increíble, planificar los viajes, hacer las inscripciones y todo eso lo hacemos gente que no cobra, que lo hace por amor al deporte y son padres y madres que se implican. Si no fuera por ellos que lo hacen por el amor al deporte no habría club y no habría nada.

Deportes como el bádminton tiene un ambiente en las gradas muy sano. No existe la agresividad, incluso por parte de los propios padres hacia los árbitros o rivales como en ocasiones pasa en el fútbol de base, ¿a que se debe?

Muchos padres, cuando apuntan a sus niños que vienen de fútbol o vienen de baloncesto se sorprenden que en la grada hay silencio solo hay aplausos y ánimos. Nadie habla de mala manera y nadie se dirige al árbitro. Yo creo que es por el bádminton, al ser un deporte que viene de Asia y sabemos que los asiáticos son muy correctos, muy educados. Nunca vas a ver tampoco a los jugadores tirar la raqueta, si te pones a gritar o haces un mal gesto te sancionan al momento. En este deporte podemos competir en parejas con alguien de otro club y no pasa nada. Hay competitividad pero no hay odio. Puedo jugar contra ti y luego nos tomamos un café.

Escuela de Música en Ourense

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba